Barranquilla

Historia de Barranquilla

“Hogar dulce hogar.”  Cositas de mi ciudad,  Barranquilla.

¿Será que Barranquilla es la ciudad que más ha prosperado en Colombia?

Erigida en villa en 1813 y elevada a la categoría de ciudad el 7 de abril de 1861. Cuenta hoy con 204 años, ocupando el cuarto lugar como ciudad, desplazando ciudades desde 300 hasta 500 años en adelante en Colombia. Y las tres que tiene por delante, son mayores que ella en más de 250 años.

Un Barranco o Barranca, es una formación de relieve superficial de gran importancia geológica que nace del cauce excavado por el agua de escorrentía superficial, que es la lámina de agua que circula sobre la superficie en una cuenca de drenaje y se forma cuando las precipitaciones superan la capacidad de infiltración del suelo. Concentradas las aguas en un torrente corren con mucha velocidad, generalmente debido a la fuerte pendiente del suelo. De este hecho se deriva el nombre dado a los flujos de agua cuya velocidad supera cierta velocidad crítica.

Bueno eso era Barranquilla geográficamente, gracias a las aguas del Rio Magdalena y las fuertes precipitaciones de aguas lluvias, siendo que en ese momento en la zona, solo habitaban indígenas propios de las riveras del mismo.

Cuando el Hombre blanco llegó buscando la abundancia de agua y pasto para el ganado, se convirtió  en el asentamiento  “Barrancas de San Nicolás de Tolentino”, gracias a la construcción que desde 1629 se tienen datos de su existencia, una capilla construida en madera y paja que se convertiría a futuro en iglesia, bajo el nombre, advocación y homenaje de San Nicolás de Tolentino, patrono de la ciudad. Iglesia católica en el medio de las chozas (Viviendas) de estos pequeños ganaderos.  

Así las cosas, estos pequeños ganaderos hacían sus fiestas una vez al año, o sea, las fiestas de la carne, “Carnaval”, con música, danzas, rondas, fuegos pirotécnicos y disfraces,  imitando  a sus animales de crianza, como el toro (La danza del Torito) y la vaca (La  Vaca Loca, cargada de fuegos artificiales), las mismas que después por  tradición cristiana, se realizaban por tres días anteriores al Miércoles de  Ceniza, precediendo a la Cuaresma, 40 días antes que el Domingo de Ramos. 

Las fiestas de Carnaval se fueron haciendo muy populares. Entonces, como los pueblos a su alrededor eran mucho más grandes, la gente no decía “vamos al Carnaval de las Barrancas de San Nicolás de Tolentino” sino, “vamos al Carnaval de las Barranquillas” por lo pequeño del asentamiento.

Así las cosas, Barranquilla fue creciendo de apoco, hasta que en 1888, con diseño y dirección del ingeniero cubano Francisco Javier Cisneros, se construyó el Muelle de Puerto Colombia, como principal terminal marítimo de nuestro país, dando origen a la estación Montoya del Ferrocarril, La Aduana y La Intendencia Fluvial de Barranquilla, monumentos hoy que nos recuerdan que desde ese momento, nuestra ciudad recibió el más grande impulso económico, comercial, industrial, cultural deportivo y turístico, por parte del mundo, abriendo a través de nuestra ciudad, el país a la era moderna, convirtiendo a Barranquilla en pionera, y en ese momento, la segunda ciudad de Colombia.  

Sí fue así como nacieron, el Hotel Moderno, de la familia Díaz Granados Bermúdez y la Pensión Inglesa, que entre más o menos 1904 y 1936 recibieron a presidentes, embajadores, políticos, comerciantes, industriales, artistas, y deportistas, además de  familias completas emigrantes de todo el mundo,  convirtiendo a Barranquilla en epicentro comercial, industrial, cultural y de la moda en Colombia. Principalmente,  estos dos hoteles fueron los precursores del hotel El Prado inaugurado en 1930, el cual es Patrimonio Nacional de Colombia mediante la resolución 1640 del 24 de noviembre de 2004, el mismo que hoy sigue cumpliendo a cabalidad, mostrando la mejor cara de nuestra ciudad al mundo.

GUSTAVO GIRALDO DIAZ GRANADOS
Director Ejecutivo (CEO) – Pagina web

 

Barranquilla – Colombia